Los árboles tienen un sinfín de efectos beneficiosos para el ser humano, para los lugares donde crecen y, en definitiva, para todo el planeta en su conjunto. Vamos a enumerar algunos de ellos para que os deis cuenta de que decir esto no es exagerado.

Una página del manual

Por un lado, los árboles, al crecer formando bosques, modifican el clima de las zonas donde se extienden: sus copas forman un tapiz que reduce la cantidad de sol quellega al suelo. También disminuyen la velo-cidad del viento que circula en su interior y, por encima de la masa de árboles, el viento húmedo, al chocar contra las hojas, deja caer el vapor de agua que arrastra en forma de gotas de lluvia. Así, en las zonas donde hay bosques se disfruta de un clima más húmedo y de temperaturas suaves. Los árboles del bosque, al frenar el viento y la caída del agua, protegen al suelo contrala erosión. Además, el agua de lluvia se infiltra con más facilidad en el mullido suelo del bosque y es poca la que escurre. Por eso, en las zonas arboladas son más raras las inundaciones y avenidas.

Junto al resto de los vegetales, son además el pulmón de nuestro planeta, pues mediante la fotosíntesis aportan a la atmósfera el oxígeno necesario para que se desarrolle la vida.

Los árboles contribuyen pues a mejorar nuestra calidadde vida, aportando además un entorno adecuado para el esparcimiento. Los bosques son también la base para realizar una importante labor educativa, y en su estudio encontraremos los conocimientos y las formas de actuar que garanticen una correcta utilización de la Naturaleza. La fauna silvestre encuentra en ellos refugio y una estupenda despensa: sus hojas (vivas o muertas), flores, frutos y semillas inician muy distintas cadenas alimenticias. Para una gran variedad de plantas el árbol significa unas condiciones adecuadas de crecimiento, suelo nutritivo, sombra y apoyo. En general, hacen posible una gran diversidad de seres vivos para los que son imprescindibles (un solo roble alberga hasta 300 especies distintas de insectos).Utilizados de forma racional, los árboles proporcionan materias primas muy útiles y renovables, como madera, caucho, resinas, corcho, frutos, principios medicinales…

En los años 90 la AGRUPACIÓN NAVARRA DE AMIGOS DE LA TIERRA publicó este manual donde recogía las pautas y consejos para que la ciudadanía participara en la mejora del medio que nos rodea a través de la plantación y siembra de especies autóctonas. Más de 25 años después el alma de este manual se mantiene de rabiosa actualidad en estos momentos en los que el cambio climático es un problema real y las consecuencias de la actividad humana son mas evidentes que nunca.

Esta pequeña aportación sirvió entonces y hoy también te puede ayudar en esa lucha en favor de un planeta mejor.

DESCARGAR ARCHIVO PEQUEÑO
MANUAL DEL PLANTABOSQUES

DESCARGAR ARCHIVO GRANDE
MANUAL DEL PLANTABOSQUES