Sarbil recibió el premio de explotación más fértil en el concurso de ganado pirenaico de Elizondo La explotación de ganadería ecológica SAT Sarbil de Salinas de Oro recibió el premio en la XXX edición del Concurso de Ganado de Raza Pirenaica en Elizondo por fertilidad de la explotación, con 210 vacas y 213 partos, y con alguna vaca que parió dos veces el mismo año. El concurso, celebrado el 25 de septiembre en Elizondo, repartió un total de 71 premios…

La explotación de ganadería ecológica SAT Sarbil de Salinas de Oro recibió el premio en la XXX edición del Concurso de Ganado de Raza Pirenaica en Elizondo por fertilidad de la explotación, con 210 vacas y 213 partos, y con alguna vaca que parió dos veces el mismo año.

El concurso, celebrado el 25 de septiembre en Elizondo, repartió un total de 71 premios distribuidos en doce secciones relativas a hembras según edades, desde los ocho meses a las mayores de doce años, y a los machos hasta los 24 meses y los mayores de cuatro años, y otros doce premios especiales por inseminación artificial, índices genéticos, fertilidad y otras características. El ambiente fue inmejorable durante todo el fin de semana.

“Nosotros no llevamos el ganado a exposición por el estrés que les puede causar, pero nos han dado el premio por la ganadería mas fértil, que mas crías por madre ha sacado este año”, ha comentado Josu de Sarbil. Según el ganadero, este premio viene a desmentir que en las ganaderías ecológicas se produce menos: “Somos de las pocas ganadería ecológicas que hay dentro de la raza pirenaica y, podríamos decir que somos de los mas productivos”. El secreto: una buena alimentación y un buen cuidado.

La Finca Sarbil, ubicada en Etxauri se dedicada a la ganadería ecológica desde el año 2002, y lleva a cabo un modelo de gestión basado en la autosuficiencia, realizando una utilización óptima de los recursos naturales y logrando un medio sostenible con el menor impacto ambiental. La granja, con más de 25 años dedicada a la ganadería extensiva, está situada a 10 km de Pamplona y posee una superficie de 1.000 ha dedicadas a la ganadería ecológica donde su manada de vacas pirenaicas (250 madres), yeguas jaca navarra y cabras y pollos residen todo el año al aire libre y con libertad absoluta de movimientos.